Esta imagen circuló por twitter ya hace unas semanas, desde múltiples fuentes, poniendo de manifiesto algo que muchos de nosotros ya sabemos: las imágenes radiográficas por sí mismas no son significativas. En la imagen se aprecia que, aun en los sujetos más jóvenes estudiados, los descubrimientos “positivos” son formidablemente elevados, singularmente en la artropatía facetaria.

 dolor-lumbar-y-pruebas-diagnosticas

Para los pacientes, os traduzco: toda vez que os afirman que vuestro dolor lumbar es pues “tenéis artrosis”, es por descubrimientos como ese. En lo que se refiere a lo que  en la imagen aparece como “Disc buldge” y “Disc protusion”, que como veis asimismo son parcialmente usuales, son las conocidas “hernias discales” que asimismo os afirman que son la causa de vuestra lumbalgia. Y sí, avispado lector: ¿por qué razón si es tan usual hallar descubrimientos de ese tipo en población sin dolor, atribuyen de manera rápida a exactamente los mismos el dolor? Es buena pregunta, y las posibles contestaciones son múltiples.

Entre todas y cada una esas contestaciones posibles, me inclino por meditar que, puesto que el ochenta y cinco por ciento  de las lumbalgias son inespecíficas (Wadell, dos mil cuatro), lo que desea decir no son atribuibles a una lesión específica en el tejido (como podría ser una fractura), es más simple dar una causa específica, que el paciente puede comprender por estar extendida en la sociedad y por el hecho de que se está “viendo”, que perder tiempo (que habitualmente no se tiene) y esmero en explicar al paciente que el dolor no viene de un tejido específico, sino es una lumbalgia inespecífica.

Espero que, paciente lector, tras esto, entiendas que los profesionales, demos preferencia a lo que nos contáis respecto a la imagen. La imagen diagnóstica no es relevante si los descubrimientos encontrados no corresponden con la sintomatología que nos describís.

Respecto al estudio del que he logrado la imagen, es una gráfica que generan extrapolando datos de este otro (open access en un caso así). Publicado en mil novecientos noventa y tres, es interesante sacar ciertas oraciones de sus conclusiones, puesto que semejante patraña que todavía haya especialistas que se fundamenten en imágenes (traducción propia y probablemente no estricta):

  • Solo el treinta y seis por ciento de los examinados (sujetos asintomáticos) presentaban discos normales en todos y cada uno de los niveles
  • En todo caso, el cuadro clínico debería corresponder con la imagen conseguida en la RMN. Anomalías en la columna lumbar observadas en una resonancia pueden carecer de significado sin son consideradas aisladamente.
  • El término “hernia” tal vez es demasiado genérico para tener relevancia clínica.
  • Dado la alta incidencia del dolor lumbar en la población general, el descubrimiento de protuberancias o bien protusiones a través de resonancia imantada nuclear podría ser, habitualmente, un descubrimiento casual.