Categoría de Archivos: Area Educación

02sep/17
post-facebook_1-crop

Síndrome del músculo piriforme (PMS)

Síndrome del músculo piriforme (PMS) y tratamiento miofascial, el piriforme es un músculo pequeño, relativamente corto y poco conocido enterrado profundamente en el tejido muscular de las caderas.

En cada cadera, se extiende desde la parte posterior de la pelvis hasta la parte superior del fémur.

Debido a su posición única, el músculo piriforme ayuda a girar la pierna hacia afuera cuando se extiende la cadera, pero gira la pierna hacia adentro y hacia abducción cuando la cadera está flexionada.

Su piriformis se coloca inmediatamente adyacente al nervio ciático, un nervio muy grueso que se extiende desde la base de su columna vertebral a lo largo de los músculos glúteos y por la parte posterior de las piernas, proporcionando las señales nerviosas que permiten que todos los músculos de la parte posterior de su cuerpo inferior para disparar cuando sea necesario.

Cuando el músculo piriforme está irritado, el nervio ciático puede irritarse también.

En alrededor del quince por ciento de la gente, el nervio ciático pasa realmente a través del piriformis, que, según algunos investigadores, deja a estos individuos más susceptibles al síndrome del piriformis.

Síntomas de PMS:

 1️ Clásicamente, se siente como dolor, dolor o opresión en el trasero, entre la parte posterior de la pelvis (el sacro, específicamente) y la parte superior de su fémur.

2️ El dolor de cabeza, opresión, hormigueo, debilidad o entumecimiento también pueden irradiarse hacia la parte inferior de la espalda y por la parte posterior de la pierna, a través de los tendones de la corva y las pantorrillas.

3️ El dolor de muñeca y la tensión con la sentada prolongada también es una ocurrencia común.

4 Cuando corras, probablemente sentirás dolor en tu trasero durante toda la fase de tu paso. El síndrome de Piriformis se relaciona con la ciática, una irritación dolorosa que también conlleva dolor, opresión, debilidad y sensación de entumecimiento o hormigueo que los cursos hacia abajo desde la parte bajan de la espalda hasta el trasero, los isquiotibiales y las pantorrillas o incluso los pies.

En la foto se pueden ver varias técnicas de tratamiento miofascial para el músculo piriforme. (Técnicas de tratamiento: Lutz M. Scheuerer – Deutsches Fortbildungsinstitut für Osteopathie)

Ver vídeo

21ago/17
fisioterapia dolor lumbar

Dolor lumbar y pruebas diagnósticas

Esta imagen circuló por twitter ya hace unas semanas, desde múltiples fuentes, poniendo de manifiesto algo que muchos de nosotros ya sabemos: las imágenes radiográficas por sí mismas no son significativas. En la imagen se aprecia que, aun en los sujetos más jóvenes estudiados, los descubrimientos “positivos” son formidablemente elevados, singularmente en la artropatía facetaria.

 dolor-lumbar-y-pruebas-diagnosticas

Para los pacientes, os traduzco: toda vez que os afirman que vuestro dolor lumbar es pues “tenéis artrosis”, es por descubrimientos como ese. En lo que se refiere a lo que  en la imagen aparece como “Disc buldge” y “Disc protusion”, que como veis asimismo son parcialmente usuales, son las conocidas “hernias discales” que asimismo os afirman que son la causa de vuestra lumbalgia. Y sí, avispado lector: ¿por qué razón si es tan usual hallar descubrimientos de ese tipo en población sin dolor, atribuyen de manera rápida a exactamente los mismos el dolor? Es buena pregunta, y las posibles contestaciones son múltiples.

Entre todas y cada una esas contestaciones posibles, me inclino por meditar que, puesto que el ochenta y cinco por ciento  de las lumbalgias son inespecíficas (Wadell, dos mil cuatro), lo que desea decir no son atribuibles a una lesión específica en el tejido (como podría ser una fractura), es más simple dar una causa específica, que el paciente puede comprender por estar extendida en la sociedad y por el hecho de que se está “viendo”, que perder tiempo (que habitualmente no se tiene) y esmero en explicar al paciente que el dolor no viene de un tejido específico, sino es una lumbalgia inespecífica.

Espero que, paciente lector, tras esto, entiendas que los profesionales, demos preferencia a lo que nos contáis respecto a la imagen. La imagen diagnóstica no es relevante si los descubrimientos encontrados no corresponden con la sintomatología que nos describís.

Respecto al estudio del que he logrado la imagen, es una gráfica que generan extrapolando datos de este otro (open access en un caso así). Publicado en mil novecientos noventa y tres, es interesante sacar ciertas oraciones de sus conclusiones, puesto que semejante patraña que todavía haya especialistas que se fundamenten en imágenes (traducción propia y probablemente no estricta):

  • Solo el treinta y seis por ciento de los examinados (sujetos asintomáticos) presentaban discos normales en todos y cada uno de los niveles
  • En todo caso, el cuadro clínico debería corresponder con la imagen conseguida en la RMN. Anomalías en la columna lumbar observadas en una resonancia pueden carecer de significado sin son consideradas aisladamente.
  • El término “hernia” tal vez es demasiado genérico para tener relevancia clínica.
  • Dado la alta incidencia del dolor lumbar en la población general, el descubrimiento de protuberancias o bien protusiones a través de resonancia imantada nuclear podría ser, habitualmente, un descubrimiento casual.
31mar/17
fisioterapia-musica

La fisioterapia y la música

 fisioterapia-musica_3

¡Hola nuevamente! El día de hoy volvemos para hablaros de una especialidad de la fisioterapia bastante desconocida, como es la fisioterapia en las Artes Escénicas, y más específicamente, la fisioterapia de la música.

No nos extraña que un atleta que suela competir, sea del campo que sea (futbol, tenis, atletismo…) tenga un entrenador personal, un fisioterapeuta, un dietista, un psicólogo/coach… A este atleta lo podemos equiparar, salvando las distancias, con un músico en muchos aspectos: está expuesto a movimientos repetidos, tensiones, demandas físicas y mentales, práctica diaria, pruebas… ¿Por qué razón el músico no cuenta con estos profesionales que le asistan a eludir lesiones derivadas de su práctica? Esto es lo que deseamos que modificar desde nuestro campo, la fisioterapia.

Por norma general, cuando se comienza a tocar un instrumento, se hace desde una temprana edad, sin que el pequeño reciba, en el conservatorio o bien escuela, prácticamente ninguna información de la relevancia de la postura en el momento de tocar, el calentamiento, el tamaño ideal del instrumento, etcétera La práctica de un instrumento requerirá horas de ensayo, y transcurrido un tiempo, una mala administración de nuestro cuerpo en el momento de tocar, va a poder provocar lesiones y desequilibrios corporales: tensiones musculares, dolores de cuello o bien espalda, tendinopatías, escoliosis, etcétera

A la mayor parte de músicos que conozco jamás se les ha enseñado ejercicios de calentamiento ya antes de tocar, estiramientos para después, pautas en el momento de trabajar con su instrumento… Esto es de suma importancia, en tanto que, equiparando nuevamente un músico con un atleta profesional, este último sabe que si no prosigue las pautas de su preparador o bien fisioterapeuta con esos calentamientos y estiramientos, puede lesionarse.fisioterapia-musica

Un músico no tiene esta figura, y si sus pautas en el momento de ensayar no son las adecuadas, puede desembocar en una lesión que lo sostenga distanciado de la práctica de su instrumento un buen tiempo, considerando su dolor “normal”, en tanto que “dedica muchas horas a ensayar”.

Cada instrumento, debido a la postura determinada empleada para tocar, producirá unas lesiones peculiaridades, que, desde esta especialidad de la fisioterapia, pueden mejorarse y prevenirse, como es el caso de tendinopatías en instrumentos de cuerda como el violín, lesiones de la boca o bien quijada en instrumentos de viento, lesiones de muñeca en el piano, inconvenientes lumbares en bateristas…

Y el denominador común para todos, que acostumbra a ser el dolor de cuello o bien espalda, o bien molestias en los brazos. A fin de que el tratamiento sea efectivo, se debe examinar la postura del músico, examinar su ademán en el momento de tocar (va a ser preciso que veamos de qué manera toca el instrumento para tener toda la información posible) y darle una serie de pautas y ejercicios a fin de que el músico los haga en casa (esta es la parte más bastante difícil, la de los “deberes”).

fisioterapia-musica_2Aparte de prevenir lesiones y prosperar el dolor, si ya existe, lograremos que el músico mejore su técnica en el momento de tocar, en tanto que sus movimientos van a ser menos forzados y más eficaces, y el sonido va a ser más limpio.

De ahí que, deseamos aportar nuestro grano de arena y poner esta especialidad al alcance de los músicos, a fin de que alguien les asesore y les asista a prevenir las lesiones derivadas de la práctica del instrumento y puedan tocarlo a lo largo de un buen tiempo, pues, ¡qué triste sería la vida sin música!