Tag Archives: DOLOR

02sep/17
post-facebook_1-crop

Síndrome del músculo piriforme (PMS)

Síndrome del músculo piriforme (PMS) y tratamiento miofascial, el piriforme es un músculo pequeño, relativamente corto y poco conocido enterrado profundamente en el tejido muscular de las caderas.

En cada cadera, se extiende desde la parte posterior de la pelvis hasta la parte superior del fémur.

Debido a su posición única, el músculo piriforme ayuda a girar la pierna hacia afuera cuando se extiende la cadera, pero gira la pierna hacia adentro y hacia abducción cuando la cadera está flexionada.

Su piriformis se coloca inmediatamente adyacente al nervio ciático, un nervio muy grueso que se extiende desde la base de su columna vertebral a lo largo de los músculos glúteos y por la parte posterior de las piernas, proporcionando las señales nerviosas que permiten que todos los músculos de la parte posterior de su cuerpo inferior para disparar cuando sea necesario.

Cuando el músculo piriforme está irritado, el nervio ciático puede irritarse también.

En alrededor del quince por ciento de la gente, el nervio ciático pasa realmente a través del piriformis, que, según algunos investigadores, deja a estos individuos más susceptibles al síndrome del piriformis.

Síntomas de PMS:

 1️ Clásicamente, se siente como dolor, dolor o opresión en el trasero, entre la parte posterior de la pelvis (el sacro, específicamente) y la parte superior de su fémur.

2️ El dolor de cabeza, opresión, hormigueo, debilidad o entumecimiento también pueden irradiarse hacia la parte inferior de la espalda y por la parte posterior de la pierna, a través de los tendones de la corva y las pantorrillas.

3️ El dolor de muñeca y la tensión con la sentada prolongada también es una ocurrencia común.

4 Cuando corras, probablemente sentirás dolor en tu trasero durante toda la fase de tu paso. El síndrome de Piriformis se relaciona con la ciática, una irritación dolorosa que también conlleva dolor, opresión, debilidad y sensación de entumecimiento o hormigueo que los cursos hacia abajo desde la parte bajan de la espalda hasta el trasero, los isquiotibiales y las pantorrillas o incluso los pies.

En la foto se pueden ver varias técnicas de tratamiento miofascial para el músculo piriforme. (Técnicas de tratamiento: Lutz M. Scheuerer – Deutsches Fortbildungsinstitut für Osteopathie)

Ver vídeo

08jul/17
quiromasaje

¿Exactamente en qué consiste el quiromasaje?

¿Para qué vale el quiromasaje?

o bien ¿De qué manera funciona este género de terapia?

Contraindicaciones del quiromasaje

El quiromasaje es una técnica o bien, mejor dicho, un conjunto de técnicas las que son empleadas por un terapeuta con el propósito de manipular los tejidos grasos, musculares y la piel de un paciente con el propósito de calmar sus dolores.

Podemos decir que es un género de masoterapia, pero considerablemente más avanzada y concreta y que a veces este género de tratamiento es complementado con sesiones de acupuntura e inclusive aromaterapia con el propósito de curar al paciente de la forma rápida posible.

Las técnicas usadas en la quiroterapia son el resultado de la combinación de diferentes estilos de masajes como el masaje sueco o bien el turco al que se le agregan una serie de manipulaciones concretas dando como resultado un tratamiento considerablemente más efectivo.

quiromasaje

¿Para qué vale el quiromasaje?

El quiromasaje se emplea para calmar el dolor de los pacientes que vengan derivados de la presencia de puntos gatillo o bien contracturas musculares, tendinitis…

Como con la masoterapia, asimismo se emplean masajes de drenaje linfático para favorecer la supresión de substancias de desecho y en consecuencia, suprimir el malestar general, si bien esto no es común.

En resumen, el objetivo principal del empleo del quiromasaje es el de suprimir contracturas musculares, tendinitis y otras nosologías de clase músculo-esquelético.

quiromasaje

¿De qué manera funcionaría esta clase de terapia?

En caso de que sea la primera sesión se efectuará un examen anterior para conseguir información básica sobre el paciente y su estado de salud, por servirnos de un ejemplo se le va a preguntar por su edad, estado laboral, qué género de molestias padece y desde en qué momento, si este toma algún género de medicación…

Una vez finalizada esta primera toma de contacto el paciente se va a tumbar sobre una camilla y entonces el terapeuta procederá a efectuar un examen manual para ir determinando cuál es la gravedad del malestar, dónde están los focos de dolor, etc..

Efectuado esto se empezará a calentar la zona a tratar con la fricción de las manos y más tarde, se agregará aceite y se procederá con la realización del masaje en sí y las manipulaciones que crea precisas el terapeuta para calmar el malestar del sujeto.

La manera en la que funciona para calmar las molestias es bien simple, por servirnos de un ejemplo si nuestro inconveniente es que tenemos un punto gatillo, este va a aplicar técnicas de liberación miofascial y amasamiento para relajar la musculatura de la zona y favorecer el riego sanguíneo a los músculos perjudicados para de esta forma, suprimir dicha contractura y el dolor asociado.

Contraindicaciones del quiromasaje

El quiromasaje es un procedimiento bastante seguro, pero como todo género de terapia tiene ciertas contraindicaciones.

Estas contraindicaciones son exactamente las mismas que hay para todo género de masajes y que deben ver eminentemente con el estado de la piel de la persona puesto que por poner un ejemplo si esta padece de quemaduras o bien heridas en la zona, no va a poder percibir una terapia de este género.

Quitando estas contraindicaciones, no hay más que apuntar.

24jun/17
fascitis-plantar_2

Qué es Fascitis Plantar

 Qué es Fascitis Plantar

  • Uno ¿Por qué razón se genera la Fascitis Plantar?
  • Dos ¿Cuáles son los síntomas de la Fascitis Plantar?
  • Tres ¿Hay diagnósticos distinguidos para la Fascitis Plantar?
  • Cuatro ¿Cuál es el tratamiento para la Fascitis plantar?

La Fascitis Plantar es la causa más habitual de dolor en el talón y una de las causas más usuales de consulta de cirugía de pie y tobillo, la Fascitis plantar es la inflamación de la fascia plantar en su parte más proximal, esto es donde había dicho previamente en el talón.

Asimismo te puede interesar: El calambre muscular

La fascia plantar viene desde el hueso que tiene por nombre el calcanio y viene hasta los metatarsianos, más aparte de eso tiene una continuación con los músculos siguientes de las pierna, que son los músculos gastrosoleos que están en la parte trasera de la pierna, y en el muslo, que se llaman los isquiotibiales.

fascitis-plantar_2

¿Por qué razón se genera la Fascitis Plantar?

Esta se genera por contracturas de los músculos siguientes del miembro inferior, al tener poca flexibilidad el paciente percibirá un dolor en la planta del pie, este es una inflamación de la parte inferior o bien proximal de la fascia.

La primordial causa del dolor en la afasia plantar es, lo que había dicho previamente, de la poca contractilidad y de la carencia de estiramiento de los músculos a nivel siguiente.

Asimismo se genera en personas con obesidad, personas que tienen un arco plantar alto en el pie, asimismo en pacientes que hacen ejercicios súbitos, largos, incrementos del ejercicio, asimismo en pacientes que hacen mucho ejercicio, o bien se someten a cargas larguísimas por un tiempos prolongados.

¿Cuáles son los síntomas de la Fascitis Plantar?

Muchos de los pacientes consultan por vez primera y vienen con el diagnóstico de que tienen un Espolón Calcanio, y el Espolón no es la causa del dolor, el espolón es una clasificación de la fascia plantar en la parte proximal y esa no es la causa de su dolor.

La causa es un dolor en la parte proximal a nivel del talón y en la zona medial y se genera prácticamente siempre y en toda circunstancia en las horas de la mañana, cuando el paciente tras estar contracturado toda la noche por tener relajados los pies, dará los primeros pasos, y al dar los primeros pasos entonces sentirá de manera inmediata un dolor, y más tarde se va mejorando. Y asimismo se genera después las jornadas de trabajo, al concluir el día y más tarde le va a comenzar a doler en todo instante.

¿Hay diagnósticos distinguidos para la Fascitis Plantar?

Hay que distinguir por el hecho de que hay otro género de nosologías como son la tendinitis de uno de los músculos o bien de los ligamentos que tiene por nombre el flexor largo de los dedos, entonces hay que distinguir esta nosología o bien fracturas por estres del calcanio, por estres me refiero a la factura que se genera en pacientes, como son un caso más claro, los soldados que andan jornadas larguísimas, el hueso se fatiga y se puede llegar a generar una fractura.

¿Cuál es el tratamiento para la Fascitis plantar?

Para el tratamiento de la Fascitis plantar hay que manejar un par de  aspectos, el primero y el más esencial que son los ejercicios para vencer la contractura de la fascia plantar y de la musculatura isquiotibial, esto es la musculatura que va tras la pierna y el muslo.

Y el segundo aspecto es prosperar y eludir que la fascia plantar se prosiga inflamando. Háblenos de los ejercicios para el tratamiento de la Fascitis Plantar. Me agradaría destacar que los ejercicios es esencial efectuarlos múltiples veces al día, un mínimo de 3 veces al día, con las dos extremidades, de esta forma sea uno solo uno de los talones el que duele. lo idóneo sería hacerlos en la mañana quince veces con cada pierna, al mediodía quince veces con cada pierna y en la noche quince veces con cada pierna.

Hay que destacar 3 aspectos de los ejercicios. Primero, que los debe hacer la persona, absolutamente nadie los hará por ellos. Segundo, que los ejercicios no mejoran velozmente a las personas, más son los que se ha comprobado que en el tiempo curarán totalmente el inconveniente de Fascitis Plantar y su dolor del talón el tercero y más esencial que hay que destacar es que los ejercicios en un inicio aumentan el dolor, entonces esta es una de las mayores causas por las que los pacientes abandonan el tratamiento, por el hecho de que  aguardan que con los ejercicios se mejoren de forma inmediata y eso no va pasar.

El hecho de hacer los ejercicios en un inicio va a acrecentar el dolor, y ese incremento es variable de paciente en paciente, hay pacientes a quienes el dolor les dura una 2, 3, 4 semanas mas hay pacientes a quienes eso les puede perdurar hasta 2 o bien 3 meses. Lo esencial es jamás parar de hacer ejercicios

¿Como manejar la inflamación?

Entonces ahí viene el segundo aspecto, que es manejar la inflamación y eludir que la fascia plantar se prosiga inflamando. En un inicio mandaremos un fármaco inyectado y un fármaco tomado que va a quitarle el dolor al paciente, en la enorme mayoría de los pacientes, a lo largo de 2 o bien 3 semanas y eso va a dejar que ese dolor inicial de los ejercicios que les terminé de mencionar se minimice o bien se termine completamente.

Hay que tomar en consideración que estos fármacos van a calmar el dolor a lo largo de 2 o bien 3 semanas absolutamente mas no vayan a pensar que se curaron, la idea es un alivio temporal a fin de que aprovechen hacer los ejercicios más ahora y cuando el medicamente acabó su función en las 2 o bien 3 semanitas, ya han adelantado los ejercicios y probablemente no les dará tan duro ni les hará tanto dolor en el instante de hacer los ejercicios.

fascitis-plantar_2

¿Recomendaciones en el tratamiento de la Fascitis Plantar?

Otro aspecto esencial para  eliminar el dolor y desinflamar es poner hielo en la planta del pie, en el talón. ¿Eso de qué manera lo conseguimos? con un tarro de gaseosa o bien de agua que sea plástico, lo sostenemos congelado y cuando tengamos dolor o bien siempre y en toda circunstancia tras hacer los ejercicios, hacemos un masaje con este tarrito unos 15 minutos ¿Por qué razón 15 minutos? por el hecho de que diez minutos va a desinflamar, mas 15 ayuda a eliminar el dolor, más de 15 ya quema. Otra cosa esencial para eludir que la fascia  Plantar se prosiga inflamando, es el empleo conveniente del zapato.

El zapato habría de ser un zapato en toda ocasión acolchado, un zapato acolchado, que no deje que el talón esté haciendo impacto. Eso en términos prácticos es utilizar en la casa zapatos Crocks que tengan soporte atrás, emplear un tenis de cámara de aire, emplear sandalias de las de playa de suelas gruesas y tengan soporte atrás. Y en la calle cualquier zapato que tenga exactamente las mismas características: una suela gruesa que sea acolchada. Y en esos zapatos que no tenemos suela gruesa o bien acolchada, idealmente meterles unas taloneras de silicona para bajar el impacto.

Los tacones que utilizan las mujeres, generalmente con los tacones sentirán un descanso del dolor. Los tacones les aliviaran el dolor más están empeorando la enfermedad. ¿Por qué razón? Por 2 razones, generalmente los tacones son duros, entonces están incrementando el impacto sobre el talón y por otra razón están incrementando la contractura. Y si la persona persiste con dolor en la mañana cuando da el paso inicial mandamos o bien les pusimos unas férulas nocturnas a fin de que las personas duerman con ellas y reduzca ese dolor que ocurre en la mañana con el paso inicial.

Si a los 3 meses la persona persiste con dolor, ya pensamos en una infiltración local más nunca dejamos de hacer los ejercicios, los ejercicios deben continuarse. Si a los 4 meses y medio la persona persiste con dolor, podemos meditar en hacer estudios complementarios para descartar ciertas nosologías diferenciales que les diagnosticase. En ocasiones pensamos en una segunda infiltración. Si el paciente llega a los 6 meses con dolor, hay una alternativa que lleva por nombre ondas de choque, donde hacen unos impulsos, mas del mismo modo el paciente debe persistir haciendo los ejercicios. Y solo se piensa en cirugía cara los 9 meses, el paciente persiste con dolor y hemos descartado algún otro género de nosologías.

Es rarísimo en la actualidad que, si el paciente es reflexivo y hace sus ejercicios y todas y cada una de las instrucciones, llegue a precisar la cirugía.

Ejercicios Fascitis Plantar

El primer ejercicio para hacer el estiramiento, el propósito es hacer el estiramiento de la fascia plantar y de toda la musculatura que queda en la parte trasera de la pierna y del muslo, y de la columna. Entonces en el primer ejercicio debemos poner el pie, si la camilla lo deja, poner el pie a la vera de la camilla y si donde hacen los ejercicios no lo deja debemos ponerlo de esta forma a fin de que la columna no padezca, lo otro esencial es sostener la rodilla estirada y el pie cara arriba. Y la persona con las 2 manos, pues ha de ser con las 2 manos se mantiene en la situación que más deje estiramiento, ciertas personas llegarán hasta este lugar, otras quedará aquí y otras solo llegan hasta la rodilla en dependencia de la contractura que tengan.

Lo esencial es que hagan el máximo esmero y se mantengan ahí, el ejercicio se debe mantener unos quince segundos, la persona debe contar hasta 15 segundos en todos y cada extremidad y más tarde mudar la extremidad.
Más tarde a eso cambia la extremidad, pone la otra extremidad en situación conveniente a fin de que la columna no padezca, rodilla estirada, pie para arriba y las 2 manos hasta donde lo deje, y vuelven entonces a contar quince.
Ahí va una tanda, deben hacer 15 sesiones en la mañana, 15 sesiones en la tarde con cada pie y 15 sesiones en la noche con cada pie, mínimo.

El segundo ejercicio se debe hacer en una escalera que sea firme, la persona ha de estar segura, apoyada apropiadamente, apoyada con los 2 pies, en forma firme, un pie debe quedar en forma firme en la escalera, el otro pie estará en la punta de la escalera, tratando de que el talón toque el piso, para estirar toda la musculatura siguiente de la pierna.

La persona estira al límite con una situación conveniente de la columna, cogida con las 2 manos a fin de que no se caiga y contará quince. Entonces cambia de pie, el otro pie es el que estira, a fin de que estire la musculatura de los gastronemios y vuelve y cuenta quince. Este es un solo ejercicio, debe hacer 15 veces con cada pie en la mañana, al medio día y en la noche.

El tercer ejercicio se hace frente a una pared, las manos se ponen de manera cómoda en la pared, pondremos un pie lo más adelante posible y el otro pie lo más atrás posible, los talones siempre y en toda circunstancia han de estar apoyados en el piso, el pie de adelante va recto, va derecho; el pie de atrás, la punta del pie de atrás debe mirar el talón del de adelante. Doblaremos la rodilla de adelante lo que más pueda sin levantar el talón, estiraremos la rodilla de atrás lo que más dé sin estirar el talón. La columna ha de estar cómoda y se mete la nalga para plegar la rodilla. El paciente debe contar hasta quince, y después cambia de pierna. Del mismo modo el pie de adelante va lo más adelante posible, el de atrás lo más atrás posible, el pie de adelante va derecho, el pie de atrás debe mirar el talón del de adelante, la rodilla de atrás va estirada, y la rodilla de adelante flejada, columna cómoda y vuelve y cuenta quince.

12jun/17
dolor cronico

¿Por qué razón me duele en el momento en que me muevo?

Cuando a muchos pacientes les intento explicar que el dolor crónico no siempre y en toda circunstancia debe ver con una lesión en sus músculos, ligamentos o bien diferentes estructuras tisulares, por norma general me encuentro con una contestación que tiene mucha lógica: ¿entonces por qué razón siento el dolor al moverme o bien al efectuar ejercicios?

Desde ahí todo se dificulta, pues verdaderamente son pensamientos que o agobian y crean malestar al paciente (¿estoy desquiciado?) o les crea una situación de incomprensión y también indefensión (¡todo cuanto me habían contado es patraña!).

neuromatriz
Con lo que voy a procurar, en esta entrada, dar una contestación fácil, conforme los conocimientos actuales de neurobiología del dolor tanto para los pacientes que podáis leer esto para aquellos profesionales que os hayáis encontrado en exactamente la misma situación que, y ahorraros muchos quebraderos de cabeza..

Para entender lo siguiente hay que explicar el término de neuromatriz. Una neuromatriz es el conjunto de conexiones sinápticas (conexiones entre las diferentes neuronas) que se generan en el cerebro cuando recibimos un determinado estímulo. Este estímulo puede ser externo (un golpe, calor, el viento en la cara) o bien asimismo “interno” (el estiramiento de un músculo, la subida de presión arterial, la vejiga llena…). Aun un estímulo interno bien poco o bien nada tangible puede activar la neuromatriz (estado anímico, sensación específica…).

Estas neuromatrices, se conocen por medio de los estudios de Resonancia Imantada Funcional (MRIf). Si bien, todavía queda mucho por saber, lo que sí se conoce es que las neuromatrices vienen determinadas genéticamente, y se marchan alterando con la experiencia y las influencias culturales. Sin pensamos en ello, esto supone que, puesto que además de esto cada estímulo diferente activa una o bien múltiples específicas, y dada la dificultad del entramado inquieto cerebral, el número posible de neuromatrices es infinito. Pese a ello, los estudios de MRIf nos muestran que, frente a un mismo estímulo, todos y cada uno de los sujetos “sanos” activan exactamente las mismas áreas cerebrales, solo con pequeñas diferencias.

Cada neuromatriz, una vez activada, dependiendo del procesamiento del resto de estímulos que recibimos, genera una contestación (o bien múltiples) llamada neuroetiqueta, la que puede ser una acción (si me quemo, retiro la mano) o bien una sensación (si me quemo, siento dolor).

Es esencial reseñar, en paralelo, que el acervo cultural influye de forma fundamental en de qué manera respondemos frente a un determinado estímulo: es parte de ese conjunto de experiencias que pueden ir alterando una neuromatriz. De esta manera, los judíos, por poner un ejemplo, viven la enfermedad y el dolor de una forma muy, muy diferente a como lo hace la cultura meditérranea.

Ahora bien, esto no determina que el hecho de activar una neuromatriz vaya a hacernos contestar siempre y en toda circunstancia igual ante ese hecho. Pongamos un caso, cuando llevamos un tiempo sentados, los receptores de presión informan de un estímulo de “presión excesiva” que no genera la neuroetiqueta “sentir dolor por presión excesiva” pues tras percibir la información del resto de estímulos externos y procesar dicha información agregando, además de esto, lo que podríamos llamar el contexto consciente (por servirnos de un ejemplo, estoy sentado pues necesito estudiar para un examen mañana), decide ejecutar la neuroetiqueta “mudar de postura”. No obstante, esa contestación puede ser muy, muy diferente si el contexto es diferente (estoy en una asamblea y me puedo levantar) o bien si me he caído de trasero en la silla, si bien todas y cada una activen la neuromatriz “presión excesiva”.

Las neuroetiquetas son como aprendizajes que nuestro cerebro hace. Igual que frente a un inconveniente que nos hallamos una vez lo razonamos (por poner un ejemplo, cuando tenemos que hacer por vez primera un camino con el vehículo), nuestro cerebro procesa la información para producir la contestación más conveniente posible. Si esa situación se da muy frecuentemente (cuando ya hemos hecho muchas veces ese camino en vehículo) o bien resulta singularmente relevante, ese aprendizaje se “memoriza” y solo procuramos de forma “automática” una contestación frente a un determinado estímulo (y ya no pensamos de qué manera ir cara ese sitio, ponemos el “conduzco automático”).

dolor cronico
Pues ya hemos pasado la parte bastante difícil. De ahora en adelante todo es carretera sin apenas obstáculos.

El inconveniente de todo lo precedente es que las neuromatrices son muy inespecíficas, y un mismo estímulo puede activar múltiples al unísono. Asimismo, múltiples estímulos simultáneos (que activen múltiples matrices) pueden dar una contestación única que se “memoriza” y se asocie a una neuromatriz incorrecta. Y acá empieza la explicación motivo de esta entrada: ¿por qué razón afirmas que el tejido y el músculo pueden estar bien pese a que me duele al moverme?

Por poner un ejemplo. Tengo una entrevista de trabajo esta mañana, y al agacharme a abrocharme los cordones de los zapatos me quedo “enganchado”, con un dolor agudo en la zona lumbar que no me deja ponerme erguido y mucho menos conducir, lo que hace que no pueda ir a una ocasión de trabajo prácticamente única, en mi campo, con un buen salario y en un proceso de selección en el que era uno de los 3 finalistas.

Examinemos la situación en función de todo lo expuesto. Al quedarme enganchado activo la neuromatriz (por alguna lesión en un músculo, por servirnos de un ejemplo) del dolor, que emite la neuroetiqueta “sentir dolor”. Mas al unísono recibía el estímulo “deseo agacharme a anudarme los cordones” lo que estaba produciendo la neuroetiqueta “agáchate”. Como la situación ha sido en especial relevante (he perdido un trabajo y el dolor es intensísimo, además de esto), esta contestación queda “grabada”, lista para procurarla ante situaciones semejantes.

Ahora bien, dada la inespecifidad de las neuromatrices, y la coincidencia de muchas de ciertas áreas cerebrales activadas en muchas de ellas, el sistema se puede sensibilizar y asociar esa contestación (sentir dolor) tanto al estímulo “lesión muscular” como al estímulo “tu columna lumbar se está flexionando”.

De ahí que, aun una vez superada la lesión tisular, puedes estar sintiendo dolor al efectuar exactamente el mismo movimiento (o bien situación, o bien periodo de agobio…) a lo largo de un largo tiempo.

La parte positiva es que, igual que cualquier aprendizaje equivocado, podemos instruir al sistema nervioso a fin de que “desaprenda” esa relación, y en el ejemplo puesto el ejercicio gradual podría ser uno de los sistemas.

31mar/17
fisioterapia-musica

La fisioterapia y la música

 fisioterapia-musica_3

¡Hola nuevamente! El día de hoy volvemos para hablaros de una especialidad de la fisioterapia bastante desconocida, como es la fisioterapia en las Artes Escénicas, y más específicamente, la fisioterapia de la música.

No nos extraña que un atleta que suela competir, sea del campo que sea (futbol, tenis, atletismo…) tenga un entrenador personal, un fisioterapeuta, un dietista, un psicólogo/coach… A este atleta lo podemos equiparar, salvando las distancias, con un músico en muchos aspectos: está expuesto a movimientos repetidos, tensiones, demandas físicas y mentales, práctica diaria, pruebas… ¿Por qué razón el músico no cuenta con estos profesionales que le asistan a eludir lesiones derivadas de su práctica? Esto es lo que deseamos que modificar desde nuestro campo, la fisioterapia.

Por norma general, cuando se comienza a tocar un instrumento, se hace desde una temprana edad, sin que el pequeño reciba, en el conservatorio o bien escuela, prácticamente ninguna información de la relevancia de la postura en el momento de tocar, el calentamiento, el tamaño ideal del instrumento, etcétera La práctica de un instrumento requerirá horas de ensayo, y transcurrido un tiempo, una mala administración de nuestro cuerpo en el momento de tocar, va a poder provocar lesiones y desequilibrios corporales: tensiones musculares, dolores de cuello o bien espalda, tendinopatías, escoliosis, etcétera

A la mayor parte de músicos que conozco jamás se les ha enseñado ejercicios de calentamiento ya antes de tocar, estiramientos para después, pautas en el momento de trabajar con su instrumento… Esto es de suma importancia, en tanto que, equiparando nuevamente un músico con un atleta profesional, este último sabe que si no prosigue las pautas de su preparador o bien fisioterapeuta con esos calentamientos y estiramientos, puede lesionarse.fisioterapia-musica

Un músico no tiene esta figura, y si sus pautas en el momento de ensayar no son las adecuadas, puede desembocar en una lesión que lo sostenga distanciado de la práctica de su instrumento un buen tiempo, considerando su dolor “normal”, en tanto que “dedica muchas horas a ensayar”.

Cada instrumento, debido a la postura determinada empleada para tocar, producirá unas lesiones peculiaridades, que, desde esta especialidad de la fisioterapia, pueden mejorarse y prevenirse, como es el caso de tendinopatías en instrumentos de cuerda como el violín, lesiones de la boca o bien quijada en instrumentos de viento, lesiones de muñeca en el piano, inconvenientes lumbares en bateristas…

Y el denominador común para todos, que acostumbra a ser el dolor de cuello o bien espalda, o bien molestias en los brazos. A fin de que el tratamiento sea efectivo, se debe examinar la postura del músico, examinar su ademán en el momento de tocar (va a ser preciso que veamos de qué manera toca el instrumento para tener toda la información posible) y darle una serie de pautas y ejercicios a fin de que el músico los haga en casa (esta es la parte más bastante difícil, la de los “deberes”).

fisioterapia-musica_2Aparte de prevenir lesiones y prosperar el dolor, si ya existe, lograremos que el músico mejore su técnica en el momento de tocar, en tanto que sus movimientos van a ser menos forzados y más eficaces, y el sonido va a ser más limpio.

De ahí que, deseamos aportar nuestro grano de arena y poner esta especialidad al alcance de los músicos, a fin de que alguien les asesore y les asista a prevenir las lesiones derivadas de la práctica del instrumento y puedan tocarlo a lo largo de un buen tiempo, pues, ¡qué triste sería la vida sin música!